HIPERACTIVIDAD

HIPERACTIVIDAD
La HIPERACTIVIDAD infantil es un trastorno de conducta de origen neurológico. Se caracteriza por un nivel de actividad y excitación tan alto en un niño que afecta a los padres o a las personas que los cuidan y tienen como consecuencia su incapacidad para concentrarse. Por lo que al final el  principal trastorno de los niños hiperactivos es el Déficit de atención y no el Exceso de actividad motora. El "DÉFICIT DE ATENCIÓN" generalmente persiste en el tiempo, en cambio, el exceso de actividad motora puede desaparecer.
 
De esto se desprende que el DÉFICIT ATENCIONAL se puede presentar con HIPERACTIVIDAD y sin presencia de la misma.
 
 
NIÑOS HIPERACTIVOS Y SU ENTORNO
 
Se trata de niños que desarrollan una intensa actividad motora, que se mueven continuamente, sin que toda esta actividad tenga un propósito. Van de un lado para otro, pudiendo comenzar alguna tarea, pero que abandonan rápidamente para comenzar otra, que a su vez, vuelven a abandonar. Esta hiperactividad aumenta cuando están en presencia de otras personas, especialmente con las que no mantienen relaciones frecuentes. Por el contrario, disminuye la actividad cuando están solos.
 
La HIPERACTIVIDAD no solamente afecta a los niños, sino a todo su entorno. Este comportamiento es preocupación de los padres y deriva en conflictos entre estos y los hijos. Para que la HIPERACTIVIDAD pueda ser tratada como tal, los padres deben tener claro que los niños de pequeños, por ejemplo niños entre los dos y los cuatro años, son esencialmente activos y hacen mucho ruido, lo que es un comportamiento completamente normal para quienes están en esa etapa de la vida. Los padres deben tener la tolerancia suficiente para lidiar con esta etapa del desarrollo de sus hijos y no catalogarla como una HIPERACTIVIDAD.
 
Es muy importante la tolerancia que tengan los cuidadores de estos niños para manejar todo este exceso de actividad. También es cierto que hay niños que son más activos de lo normal y que les es imposible mantener su atención en alguna actividad por periodos prolongados, los que son catalogados como niños hiperactivos.
 
Los padres generalmente definen a estos niños como inmaduros, maleducados y alborotadores. No es raro que creen conflictos dentro de la familia y aparezcan, en sus padres, sentimientos de fracaso con respecto a la forma en que los están educando. Es importante que los padres no desaprueben cada actitud que el niño tiene, ni que les llamen la atención exageradamente, debido a que podrían estar gatillando un déficit de autoestima, con tendencia al aislamiento.
 
El niño puede llegar a pensar que da lo mismo cómo se porte, ya que siempre recibirá un castigo.
 
 
¿COMO SON LOS NIÑOS CON HIPERACTIVIDAD?
 
En 1902 el Dr George Still, un pediatra inglés detalló las características propias de  niños que sufren este trastorno, características que nos permitirán estar alertas para reconocer si estamos ante un niño hiperactivo.
 
- Son niños problemáticos
- Tienen espiritú destructivo
- No reaccionan ante los castigos
- Son inquietos y nerviosos
- Bajo rendimiento escolar
- No es fácil educarlos
- Su concentración y atención es muy baja
- Su cociente intelectual es normal
- Impulsivos y desobedientes
- Tercos y obstinados
- Baja tolerancia a la frustración
- Tienen cambios de ánimo bruscos
- No logran permanecer tranquilos en clases
 
 
CAUSAS DE LA HIPERACTIVIDAD
 
- Temperamento e hiperactividad
 Aunque no se conocen a ciencia cierta, las reales causas que provocarían la HIPERACTIVIDAD, los últimos estudios arrojan que el problema de un niño hiperactivo proviene de un problema de temperamento. Ya al momento de nacer existen diferencias temperamentales entre un niño hiperactivo con respecto a otros niños.
 
Se cree que el origen de estas diferencias de temperamento estén condicionadas por los niveles bioquímicos del sistema nervioso.
 
En nuestro cerebro una neurona desprende una pequeña cantidad de sustancia química (neurotransmisor) que recoge otra neurona, a la vez se excita y envía el mensaje a otra neurona. Cuando un neurotransmisor es escaso o se da en exceso ocurre que, la neurona no se excita o se excita demasiado, con lo que se produce un desequilibrio entre los neurotransmisores.
 
Este desequilibrio sería el agente responsable de las dificultades que el niño tiene para centrar su atención y mantenerla durante un cierto tiempo, así como la falta de autocontrol y ajuste de su conducta a las demandas del medio.
 
También sería responsable de los cambios bruscos en su estado de ánimo, importante característica del  niño hiperactivo.
 
 
DIETA: LO QUE SE DEBE EVITAR EN UN NIÑO HIPERACTIVO
 
Se debe restringir:
 
- Chocolates
- Bebidas
- Cacao
- Jaleas
 
Se debe prohibir:
 
- Té, café
- Alimentos y bebidas envasadas que contenga en sus ingredientes Tartrazina
- Alimentos envasados y bebidas que contengan en sus ingredientes colorantes como amarillo crepúsculo, azul brillante, cualquier colorante rojo o amarillo, etc.
- Jugos en polvo
 
 
TRATAMIENTO NATURAL: FLORES DE BACH
 
Para poder tratar de forma efectiva y sin causar daños al organismo y estado emocional de los niños, es que queremos indicar como el más apropiado tratamiento a la terapia con FLORES DE BACH, el cual permite tratar  los factores que gatillan el comportamiento hiperactivo y consecuencias de sucesos en sus vidas que hayan podido favorecer el desarrollo de esta excesiva actividad motora y ´DÉFICIT ATENCIONAL.
 
A diferencia de los tratamientos con Ritalín que, si bien es cierto, logran reducir los altos niveles de actividad y excitación  prácticamente dopando al niño y alterando su personalidad, las FLORES DE BACH sacan a relucir todas aquellas verdaderas emociones que el niño está experimentando y le permite hacerse cargo de cada una de ellas, para que, por ejemplo,  cuando sienta rabia, esté conciente del motivo que lo lleva a sentirse así.
El Ritalín es administrado como tratamiento único, sin tomar en cuenta que cada niño es un mundo, que son individuos con características y vivencias distintas. La terapia con FLORES DE BACH, trata al niño como un ser único y diferente a los demás, con emociones y formas de desarrollarse en su entorno distintas a las de otros. Los tratamientos son formulados especialmente y en forma única  para cada niño, dependiendo de su historia de vida. El objetivo de esta terapia es indagar y descubrir el momento en que el niño cambió su comportamiento y comenzó a sufrir del trastorno de la HIPERACTIVIDAD o del DÉFICIT ATENCIONAL, entregar una solución sana, sin dependencias ni trastornos en el carácter de los niños.