ESTRÉS EN NIÑOS

ESTRÉS EN NIÑOS
 
Tal vez cuando escuchamos hablar de ESTRÉS INFANTIL, nos cuesta imaginarnos que pueda presentarse este trastorno en niños tan pequeños que no trabajan y solo tienen que jugar, pero la verdad es que es más común de lo que imaginamos y quizás no asociamos los síntomas con el estrés y los adjudicamos a otra causa.
Tanto los niños, como los adolescentes y los adultos sufren el mismo estrés y sin no es tratado también puede llegar a manifestarse una depresión, ansiedad y hasta conductas suicidas.
Puede ser gatillado por situaciones cotidianas que para algunos niños pueden ser angustiantes como por ejemplo ir al colegio, un cambio de casa; como también por situaciones más complejas, ejemplo: el divorcio de los padres o la muerte de un miembro de la familia o de una mascota. Todas estos episodios en la vida de un niño pueden dar paso al trastorno de adaptación que es una reacción aguda al estrés procedente del medio ambiente.
 
Síntomas:
 
Debemos estar alertas para darnos cuenta que el niño se siente abrumado al enfrentarse a este tipo de situaciones y para ello existen indicadores que nos pueden orientar. Por ejemplo estamos ante un estrés frente a síntomas como:
 
- Ansiedad: nerviosismo, preocupaciones y miedo
- Depresión: llanto o sentimientos de desesperación
- Problemas de conducta: rebeldía o pasar de la extroversión a la introversión.
A veces no es fácil reconocer estos signos en los niños, pero nos puede ayudar el hecho que los cambios en la conducta se dan en un corto plazo:
Cambios de humor
Mala conducta
Trastornos del sueño: mal dormir con pesadillas
Orinarse mientras duerme
Continuos dolores de estómago
Dolor de cabeza
Problemas de concentración
No logran terminar sus tareas escolares
 
En los más pequeños podemos observar reacciones como:
 
Chuparse el dedo
Hurguetear su nariz con el dedo
Enrollarse un mechón de su cabello en el dedo
No querer estar solo
No pueden dormir sin la mamá o el papá.
 
Los niños mayores pueden llegar a:
 
Acostumbrarse a faltar a la verdad
Violentarse con otras personas
Comportamiento desafiante
No respetar a la autoridad
Cambios radicales en los resultados académicos
 
Causas:
Las causas que pueden llegar a generar estrés son:
- Por orinarse en clase. 
- Perderse en algún espacio público
- Cuando ingresa a un nuevo colegio
- Al cambiarlo a otra sala de clases
- Por terminar siempre último en las actividades. 
- Porque a diario es molestado por sus pares
- Porque sufre las ofensas de niños mayores 
- Al presenciar constantes peleas de sus padres. 
- Por tener que visitar al dentista o ir al  hospital
- frente a evaluaciones o examenes
- por llevar a casa notas bajas
- cuando rompen o pierden objetos 
- por la llegada de un hermanito (a)
- al tener que pararse frente a público: disertar
 
Así como se puede activar el trastorno de adaptación, también puede desarrollarse el estrés post-traumático que se presenta por causas distintas a las anteriores.
 
- Después de haber estado presente en un desastre natural: huracán, tornado, tsunami o terremoto.
- Como consecuencia de haber sufrido un accidente
- Tras haber sido víctima de violencia: por ejemplo buling.
 
En estos casos los niños no logran recordar el episodio, se manifiesta un continuo y fuerte estado de ansiedad, en algunos casos con conductas y síntomas extremos y raros.
 
Una encuesta de KidsHealth® demostró que los niños o niñas con estrés, tanto saludable como no saludable, a pesar de que ellos no inician una conversación sobre lo que les preocupa, desean que sus padres se acerquen a ellos y les ayuden a hacer frente a sus sentimientos. A medida que el estrés disminuye, van desapareciendo los problemas y los síntomas.
 
Cómo ayudar a nuestros hijos
 
- Es necesario que los niños tengan hábitos: horarios para comer, estudiar, jugar y acostarse.
- Que su hogar sea un lugar de armonía: que no presencien discusiones ni les traspasemos nuestras preocupaciones.
- Conversar a diario con ellos o solamente acompañarlos.
- Demostrar interés por las cosas que hicieron en el día
- Hablar de lo que produce el estrés y proponer soluciones en conjunto
- Entregarles seguridad y confianza en sí mismos
- Que sepan que tenemos el tiempo de escucharlos y que son importantes para uno.
- Hacerles entender que es normal sentir enojo, temor, angustia y preocupación y que tengan en cuenta que sus padres también se han sentido igual que ellos.
 
Tratamiento: Flores de Bach
 
Para ayudar a los niños a disminuir los síntomas del estrés, existen también tratamientos naturales y la terapia floral que no tienen efectos colaterales en el organismo. Las flores de Bach van actuando directamente en las emociones y propiciando paulatinamente los cambios de conducta.