ESTRÉS

ESTRÉS
El ESTRÉS es una enfermedad de los tiempos modernos. En todo el mundo encontramos personas que padecen de ESTRÉS y también muchas otras que padecen patologías derivadas del ESTRÉS. Participan casi todos los órganos y funciones del cuerpo, incluidos cerebro, nervios, corazón, digestión, función muscular y otras.
 
Existen dos tipos de ESTRÉSESTRÉS FÍSICOESTRÉS MENTAL. El ESTRÉS FÍSICO es producido por el desarrollo de una enfermedad, por un infección aguda, por traumas, embarazo etc. El ESTRÉS MENTAL es aquel que se produce por angustias, preocupaciones en muchos casos de tipo económico, afectivo, problemas en el trabajo entre otros. La forma en que llevamos la vida, tan rápida, con preocupaciones, complicaciones genera que reaccionemos estresándonos lo que dificulta más las cosas, aparecen o se agravan enfermedades como: alteraciones en el sistema nervioso, gastritis, colon irritable, diabetes mellitus, lupus erimatoso, sistémico, la leucemia, esclerosis múltiple, hipertensión, por enumerar algunas.Cabe destacar que para la medicina occidental no está claro cómo estos factores de estrés podrían influir en nuestro organismo. A diferencia de la medicina natural que asegura que el estrés puede conllevar a precipitar o alterar el curso de enfermedades físicas. La medicina natural asevera que los músculos están unidos energéticamente con los órganos y vísceras principales, de esta forma cuando estamos frente a una situación de ESTRÉS, contracturamos algunos músculos que afectarán directamente a los órganos relacionados. Para explicar esto, pondremos el siguiente ejemplo: cuando uno se encuentra ante una actividad estresante en la que ocupamos nuestros brazos, tenderá a que los mantengamos más apretados de lo normal, lo que afectará directamente la vesícula biliar y el pulmón. si uno contractura el pectoral mayor (el pecho) se afecta directamente el hígado y estómago.
 
Vivimos presionados por la vida diaria y la mente nos lleva a ver todo más complejo, de lo que, realmente,  es nuestra realidad. Según el Dr. Frieman (citado por Deepak Chopra en el libro cómo crear salud), “el stress es una acción conjunta del cuerpo y la mente, que involucra una evaluación de una amenza. El mecanismo que lo acciona es la percepción de la amenaza por el individuo, no el suceso en sí. La percepción es modificada por el temperamento y la experiencia”.
 
No para todas las personas una situación que representa complejidad,  es una amenaza. Todos nos tomamos la vida de diferente manera, de acuerdo a nuestras experiencias vividas y al temperamento. En psicología, se le llama temperamento a la parte de la personalidad cuyo origen se asienta en la herencia genética. Por contraposición, se le llama carácter a la parte de la personalidad que se genera durante la vida de la persona, su experiencia y la cultura.
 
Tal vez todos hemos conocido personas que, coloquialmente, llamamos “operados de los nervios”, nada los estresa, como también existen los que de un vaso de agua hacen una tempestad. Por ejemplo para una persona con temperamento colérico o sanguíneo (con genética impulsiva, temperamental y energética), el hecho de estar en su auto parado en un tráfico que retrase sus actividades, puede resultarle  una situación poderosamente estresante, en cambio para otra que es más bien melancólico o flemática (genéticamente tranquilas con tendencia a la introversión), esta situación puede ser una oportunidad para, mentalmente, ordenar su día mientras escucha música.
 
El carácter del ESTRÉS es subjetivo, El estrés apropiado ayuda al individuo a adaptarse, es un ESTRÉS positivo que motiva a las personas para hacer diferentes cosas. El inapropiado o negativo puede producir una enfermedad y dañar a nuestro organismo.
 
Debbie Shapiro, en su libro Cuerpo – mente, la conexión curativa, destaca que el factor estresante es menos importante que nuestra reacción al mismo. El efecto estresante en el organismo está determinado por nuestra reacción ante situaciones, acontecimientos, sentimientos, dificultades. 
 
 
Ver otros artículos